16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

Spider | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Sintéticamente

Spider

por Gerardo Battista

Spider

"En el centro puntual de la maraña,
Dios, la araña"
Alejandra Pizarnik

Este film de David Cronenberg, basado en la novela homónima del británico Patrick McGrath publicada en 1990 y que él mismo se encargó de adaptarla, me interesa por el tratamiento que realiza respecto a la psicosis y sus relaciones con la realidad. Tema que refiere tanto a nuestras próximas Jornadas Anuales de la EOL como al Congreso de la AMP de Barcelona 2018.

Spider atrapa al espectador con su telaraña pues propone un sombrío viaje al desorden provocado en la juntura más íntima del sentimiento de vida de Dennis Spider Cleg. La palabra inglesa cleg significa tábano. El film pone en escena cómo Spider -la araña- se engulle a Cleg, bello recurso metáfórico de la forclusión del Nombre-del-Padre.

Esta película ambientada en el East End londinense durante los años 60 y 80 cuenta la historia de un hombre que, tras pasar 20 años en un psiquiátrico, sale nuevamente al mundo. En un plano sostenido lleno de rostros anónimos desfilando por un andén, aparece el personaje de Spider como un fantasma corpóreo dentro de su propia existencia, moldeando una realidad que expresa un universo en descomposición. Su cuerpo se hace testimonio de ello, puesto que lo envuelve con diarios que ata con sogas intentando constituir un borde que lo unifique, del mismo modo que lo cubre con cinco camisas porque como señala un compañero del personaje: "el hábito hace al monje y cuanto menos monje hay, más hábito se necesita".

Spider es el significante en lo real que va a designar la invasión de goce y, a su vez, con lo que intentará tejer un entramado para no ser abducido por el abismo forclusivo.

Spider alojado en una pensión de tránsito deja de tomar su medicación y los fantasmas de su infancia empiezan a visitarlo. Su elaboración delirante sostiene que el padre junto a una prostituta han matado a su madre. Las mujeres encarnan el Otro gozador cuando se transforman en prostitutas e irrumpe en ellas el rostro materno. Un intento de pasaje al acto al ama de llaves del hospicio, la Sra. Wilkinson, nombra su esfuerzo por intentar producir una extracción de goce. El cual precipitará un desenlace portentoso que dejaré en suspenso para invitarlos a que se dejen enmarañar por esta memorable película.

XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural