16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

Fantasma y sinthome | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Sintéticamente

Fantasma y sinthome

por Cecilia Rubinetti

Fantasma y sinthome

Encontramos testimonios del final del análisis que enseñan, cada uno en su singularidad, la conexión que la neurosis produce entre fantasma y sinthome, es decir, el modo en que el fantasma intercepta la solución sintomática de cada quien. Extraemos a partir de su construcción y atravesamiento, la clave de lectura fija, la versión estática del Otro que ha sostenido las coordenadas de la realidad para un sujeto. Función del fantasma de armar siempre de un mismo modo la consistencia de un Otro sin barrar. El fantasma en su fijeza interfiere en este punto en el posible uso instrumental del sinthome. La respuesta sintomática se empantana y tropieza necesariamente en los sentidos que soportan la versión del Otro que se ha armado cada quien. Los testimonios del final del análisis dan cuenta de las vueltas necesarias para finalmente desembrollarse de esos sentidos y encontrarse con lo más propio, con ese modo singular de anudamiento sintomático que nada le debe al Otro. Desasirlo del Otro es lo que puede permitir contingentemente inventar cada vez un saber hacer allí con la solución sintomática singular.

La clínica actual, puesta al trabajo con miras del próximo Congreso de la AMP entraña también la posibilidad de dejarse enseñar por las soluciones singulares. ¿Qué significa dejarse enseñar por la 'psicosis ordinaria' en este punto de articulación entre fantasma y sinthome? Hallamos en estos casos, a partir de las inmensas dificultades en el encuentro con un partenaire sexual, que el sostén fantasmático no es un recurso disponible para enmarcar estas escenas. Detalle clínico que se verifica repetidamente. La tentación de leer estas presentaciones a partir de la carencia o el déficit está siempre presente. ¿Cómo arreglárselas con lo real allí donde el fantasma no recubre con su sentido fijo el agujero de la relación sexual que no hay? Estos casos de psicosis que no precipitan en un desencadenamiento franco, no apelan al sentido delirante para recubrir el agujero, ensayan sus respuestas a partir de diversas invenciones sintomáticas puestas al trabajo en transferencia. Soluciones que van ajustando en su funcionamiento, situando sus alcances y precisando su localización en el marco del trabajo analítico. De allí podemos extraer una enseñanza cada vez.


Sintéticamente

Mutación de la función del fantasma

por Paula Vallejo

Sin saberlo, y al modo de un automatón, el sujeto despliega en la escena del mundo un patrón de funcionamiento semántico y libidinal, del que extrae goce a repetición. Es este el recorrido del circuito pulsional fijado a los objetos que -contingentemente- le han ofrecido sustento para armar una respuesta posible ante el enigma del deseo del Otro.

Solo en transferencia, y en particular a través de sus impasses, se consigue verificar y transformar este funcionamiento, pudiendo echar luz sobre los puntos oscuros de la economía libidinal para dejar al desnudo el modo particular que tiene el fantasma de fallar en el tratamiento de lo real por el sentido.

Para ello, hace falta del lado del analista, un deseo capaz de sortear los callejones sin salida del amor de transferencia, que suele ofrecer al analizante un atajo precioso para evitar el duelo necesario por el objeto.

De este modo, el análisis produce una mutación de la función del fantasma: de sostén y marco del deseo pasa a convertirse en obstáculo que impide saber hacer con el síntoma y su goce singular.

El atravesamiento del fantasma produce un cambio en las premisas que ordenan la interpretación del mundo y el lugar que el sujeto cree tener en él. ¿Dónde leer el signo de tal atravesamiento sino en el efecto de soltura que se experimenta en el cuerpo como una invitación a la improvisación, una decisión de abandonar el ajado libreto que indica cómo hay que gozar?

Efecto de sorpresa que empuja hacia otra ruta, donde la antigua cartografía ya no sirve y lo que queda es valerse de los restos fuera de sentido que las vueltas del análisis permitieron atrapar.

XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural