16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

Entre lo circular y el fuego... | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Sintéticamente

Entre lo circular y el fuego...

por Andrea Berger

Entre lo circular y el fuego...

A partir del significante "Sint-etico" propongo revisar la pregunta ética que concierne al análisis respecto de la relación moebiana entre fantasma (sueño) y realidad.

Y si de Ética se trata es muy interesante recordar a Spinoza y su definición de conatus o deseo como la tendencia del ser a perseverar en la vida. Nos dice: el deseo es la esencia del hombre.

Sin embargo, encontramos en la primera clase del Seminario 14: La lógica del fantasma, una torsión de Lacan a la proposición de Spinoza, dándole al deseo una función esencial- vital pero respecto de la realidad, transformándola así en fantasmática. Si la esencia de la realidad es el deseo, entonces la realidad es una realidad de sueños, fantasías, fantasmática.

Por lo tanto, ¿como distinguir fantasma (sueños) de realidad?

Los invito al cuento de Borges "Las ruinas circulares" para tratar de encontrar algunas pistas.

Se trata de la historia de un forastero, el hombre gris, que llega a un lugar con el propósito de lograr algo que no es imposible pero si sobrenatural: construir en sus sueños un Adán que se imponga en la realidad. Abocado a dormir y soñar, intenta fallidamente de distintas maneras realizar su cometido. Cree alcanzarlo con la ayuda del Dios del Fuego. Pero finalmente des-cubre que "su hombre" y él mismo no dejan de ser fantasmas- soñados por otros. Lo comprueba a partir de los efectos de un incendio concéntrico, al verificar que tanto a su soñado como a él mismo, el fuego no les muerde el cuerpo. El cuento, al que invito a leer, tiene una complejidad y riqueza ejemplar para nuestro tema. Subrayo algunos sesgos:

  • nos habla de un hombre, forastero en la realidad del lugar donde elige hacer su propósito,
  • el propósito fallido de hacer pasar un sueño a la realidad, lo condena a las ruinas circulares,
  • a una temporalidad sin salida, cíclica, en las ruinas de un templo sagrado y redondo,
  • la diferencia no se produce entre fantasmas (sueño) y realidad, sino respecto de lo real del fantasma-sueño y realidad…. allí donde el fuego muerde el cuerpo.

Entonces, podemos decir retomando nuestra pregunta ética, que la orientación del análisis apunta a agujerear las ruinas circulares, pasar por ese agujero… tocar el cuerpo, lo real del cuerpo, ese cuerpo mordido… por el fuego.

XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural