16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

La condición humana | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Sintéticamente

La condición humana

por Marcela Ruda

A cada uno su cuadro

El afiche de las Jornadas nos remite a la obra de Magritte que Lacan utiliza para hablar de la función del fantasma. Marco, bastidor, paisaje que muestra una realidad pero que no lo es al mismo tiempo (como su otro cuadro "Esto no es una pipa" que parece contradictorio pero que es literalmente cierto) el fantasma nos asegura nuestra "ventana sobre lo real" [1]. Consistencia que permite enmarcar nuestra realidad psíquica y, como lo demuestra el grafo del deseo, es una respuesta al enigma del deseo del Otro. El fantasma pone en relación al sujeto divido con el objeto y las modalidades de este objeto, instituyendo una paradoja dado que es una ficción fija que no por ello miente.

Sin embargo el fantasma puede vacilar, experiencia que podemos encontrar tanto en el inicio del análisis como en el final. En el comienzo precipitando al sujeto a analizarse y en los albores del final con el atravesamiento del fantasma (que puede incluso llegar, nos indica Lacan, hasta efectos de despersonalización). Inicios del final, ya que su atravesamiento es un pasaje ineludible que nos augura la puerta de salida.

"La condición humana" así se llama esta serie de cuadros de Magritte, título por demás apropiado para nuestro tema, presenta algunas variaciones, mutaciones. La clásica es aquella en donde el paisaje se sitúa en el marco de la ventana. La del afiche en cambio, no se trata de una ventana si no de una puerta con una esfera a la izquierda. Aquí el cuadro nos permite ver más allá. Si seguimos con la analogía: "(…) puerta cuyo gozne es el resto que hace su división (…)"[2], con estos términos Lacan hace referencia al pasaje de analizante a analista. ¿Podemos pensar que este cuadro correspondería al sujeto que fue más allá de su fantasma? ¿Una pequeña mutación? Y sí, ese instante de ver, nos da una profundidad de campo. Pero nos faltaría ilustrar la marca de lo imposible, el borde del agujero.

Por último, ese rombo situado a la izquierda nos interpela cual calavera de "Los embajadores" pero aquí indicándonos la singular relación con la realidad. Por lo tanto… a cada uno su cuadro…

NOTAS

  1. J .Lacan. Proposición del 9 de Octubre e 1967 sobre el psicoanalista de la Escuela. Ed. Manantial, 1987. Bs. As, Pág.18
  2. Ibid.

Sintéticamente

Fantasmas y ficciones: Recurso de cada uno

por Daniel Omar Senderey

Por el fantasma el sujeto se sostiene como deseante. Lacan en el Seminario VI escribe; ¨…el lugar de referencia a través del cual el deseo aprenderá a situarse, es el fantasma¨. [1]

En el neurótico el fantasma puede ser ubicado como un punto de capitón allí donde no hay Otro del Otro. Es una respuesta a la falta de significante en el Otro, a la ausencia de garantía. Más allá del Edipo, el deseo está regulado no por la ley del padre, sino por el fantasma, por la relación del sujeto a un objeto pequeño a que anuda Real, Simbólico e Imaginario. El fantasma responde en hombres y mujeres al principio del goce correlacionado al Uno todo, de la sexuación masculina. En ese sentido el fantasma expresa la versión edípica del goce acordado a la función fálica y al objeto pequeño a como semblante.

Al mismo tiempo el fantasma se revela como un recurso contra un real, una defensa contra el dolor de existir, contra la angustia tal como Lacan lo señala en una referencia más tardía referida a las histéricas: "El objeto a que funciona en su fantasma, y que les sirve de defensa contra su angustia, es también, contra todas las apariencias, el cebo con el que retienen al Otro." [2]

En la última enseñanza de Lacan emerge que desde un punto de vista estrictamente lógico lo primero es el goce. Este goce es lo que el fantasma elabora y ordena en un segundo tiempo puesto que articula simbólico y real. Y por tanto si el fantasma constituye un "recurso", su formulaciónn varía de un ser hablante a otro.

NOTAS

  1. Lacan, J., El Seminario, libro 6, El deseo y su interpretación, Bs.As., Paidós, 2014, pág. 28.
  2. Lacan, J., El Seminario, libro 10, La Angustia, Bs. As. Paidós, 2006, pág. 61.
XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural