16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

El cuerpo de lalengua y el cuerpo del fantasma | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Lecturas | Textos de Orientación

Noche preparatoria de las Jornadas Anuales de la EOL
El cuerpo de lalengua y el cuerpo del fantasma

por Nieves Soria

Buenas noches, agradezco a la Comisión de las Jornadas la invitación para esta noche.
Me voy a centrar en lo que no sé, ya que me parece un tema difícil: "El cuerpo de lalengua y el cuerpo del fantasma". Quería poner el acento en la cuestión del cuerpo y lo que me fui preguntando, y para eso estuve leyendo algunas cosas para hoy.

¿Qué ocurre -en un desplazamiento que me parece que se puede situar en la enseñanza de Lacan- entre un primer tiempo, en el cual son indisociables el concepto de cuerpo y el concepto de fantasma; y un segundo tiempo, en el cual encontramos, por ejemplo, la clínica nodal, donde uno podría preguntarse cuál es el estatuto del cuerpo y qué lugar tiene allí el fantasma? Además, en este segundo tiempo, Lacan conceptualiza a lalangue como tal, y no la encontramos de ese modo, al menos no escrita de esta manera ni tampoco conceptualizada como lo hace luego en un primer tiempo.

Entonces, querría situar cierto recorrido en la enseñanza de Lacan y me parece que ese recorrido también se puede leer en relación con las distintas formalizaciones que va proponiendo respecto del par que conforman el Uno y el objeto a. Es decir, podemos seguir también el recorrido del cuerpo del fantasma en la línea de las conceptualizaciones que va haciendo Lacan acerca del objeto a y lo que va a desembocar en el concepto de lalangue en relación con las distintas maneras de considerar la función del Uno. Silvia hablaba hace un rato de los Seminarios de La lógica del fantasma y El acto psicoanalítico, en los cuales -con toda la cuestión del número de oro- Lacan pone todo el acento en la relación entre el Uno y el a para elaborar su lógica del fantasma.

Entonces, en el recorrido que les quería proponer, se puede situar que la cuestión del cuerpo en Lacan entra por el lado del estadio del espejo; ya en ese momento están esas flores que son ubicadas como el manojo de las pulsiones o lo que posteriormente va a situar como el objeto a. Eso va a dar lugar a la idea que va a proponer ya en el Seminario 20 o en "La tercera" de que es el objeto a lo que le da cuerpo a la imagen o como va a decir en La tercera: "el cuerpo entra en la economía del goce por la imagen", pero justamente en relación con el objeto a.

Entonces, primero está el estadio del espejo, donde podría decirse que el objeto a está latente, esperando ser conceptualizado. Luego, hay un segundo tiempo que podríamos ubicar a partir del Seminario 6 donde empieza a elaborar una lógica del fantasma, tal como lo señala J.-A. Miller, y ahí se abre justamente cierta dimensión topológica donde la definición de fantasma como corte -o en relación con la función del corte- abre a una topología que posteriormente, por ejemplo en el Seminario 10 donde Lacan retoma el esquema óptico y de alguna forma "topologiza" el jarrón, introduce la figura del cross-cap o la botella de Klein.

Me parece que son intentos de abordar el cuerpo en una perspectiva que introduce la función del corte; es decir, tanto el cross-cap como la botella de Klein son figuraciones posibles de un cuerpo que está anudado moebianamente, donde ya está la función de la extimidad en juego, donde ya está la relación con el objeto. Podríamos decir que la formula S◊a se traduce topológicamente en el cross-cap -como indica Lacan en la nota al pie de 1966 en "Cuestión preliminar…"-, también en la botella de Klein, ya que me parece que en algún punto son equivalentes, en tanto podrían dar cuenta de un cuerpo que no es un puro receptáculo, un puro recipiente, un interior que se distingue de un exterior, sino que está esa función del corte y es en esa función del corte que Lacan va a situar justamente la lógica del fantasma.

Por eso creo -para ya a ir tomando de lo que planteaba Silvia como para empezar a conversar- que hay una cuestión ahí que es la siguiente: ¿no hay un real del fantasma fuera del sentido?, ¿el goce del fantasma se reduce al goce del sentido? Porque me parece que hay toda una serie de elaboraciones de Lacan que dan cuenta de que habría un real del fantasma que estaría en relación con el objeto a y con ese corte entre el sujeto y el objeto. Lo que me parece es que esa topología de superficies que él establece en ese tiempo que estaba comentando está situada fundamentalmente en los registros imaginario y simbólico. De hecho, por ejemplo, en el esquema Rho son justamente esos dos triángulos, el triángulo Imaginario y el Simbólico y lo que Lacan plantea es que el esquema Rho es justamente un cross-cap y es un esquema que da cuenta de la constitución del yo, el cuerpo y la realidad, o sea que es el cuerpo del fantasma. Pero es cierto que ahí lo real es este objeto a que tiene que ser tachado del campo de la realidad, funcionando como marco para que ésta se sostenga. Ese es el real hasta ese momento, a esa altura de la enseñanza de Lacan.

Creo que los desarrollos posteriores, especialmente a partir del Seminario 20 –esto es algo en lo que se detuvo mucho Miller- a partir del famoso esquema del Seminario 20 donde el objeto a queda situado como semblante que desfallece en el abordaje de lo real y donde hay otra zona marcada con la "J" para señalar el goce que quedaría por fuera de lo que ese objeto podría captar. Ahí se abre la perspectiva de interrogar entonces una dimensión real del goce que no se limitaría al objeto. Pero a la vez, es justamente en el Seminario 20 donde Lacan comienza fuertemente a poner el acento en el goce de lalangue y en el cuerpo, entonces allí uno puede hablar de los efectos a nivel del cuerpo de lalangue.

Justamente, esto es correlativo con una formalización del Uno con el lado derecho de las formulas de la sexuación, es decir el uno por uno del Uno que no totaliza, no unifica, que está del lado de la dispersión, del enjambre, pero que a la vez es impensable sin el lado izquierdo de las formulas. De hecho, en las formulas de la sexuación encontramos, por ejemplo, en la parte de abajo la fórmula del fantasma: el sujeto tachado está del lado macho y el objeto a cae del lado hembra.

Es en ese momento que Lacan introduce la cuestión de lalangue junto con un real que estaría más allá del objeto a y que lo va a llevar al nudo borromeo. Si antes el cuerpo del fantasma, el cross-cap, la botella de Klein, el esquema Rho, son imaginario-simbólicos y lo único que hay de lo real es el objeto a, ahora con el nudo borromeo se agrega ese tercer registro, ese tercer redondel que es lo Real. Pero el a sigue estando y Lacan va a situarlo en el calce del nudo. Es decir que todos los goces quedan de alguna manera atravesados por el objeto.

En ese sentido, querría situar algunas referencias de Lacan que me parecen interesantes para pensar, incluso porque él va a plantear -creo que en el Seminario 20- que "el goce sólo se acosa, se elabora, se interpela a partir del semblante" y va situar justamente cómo es el objeto el que posibilita la división entre los distintos goces; entre el goce del sentido, el goce fálico y el Otro goce (o goce del Otro, según lo escriba con la A tachada o no) que estaría entre Imaginario y Real.

Entonces, un par de cuestiones para abrir a la discusión. Dice Lacan: "el goce es un límite, el goce sólo se interpela, se evoca, acosa o elabora a partir de un semblante" -la cita es del Seminario 20, p. 112-; y también va a decir un poco antes, en la página 107: "Hay según el discurso analítico un animal que sucede que habla y que por habitar el significante, resulta sujeto, entonces para él todo se juega en el fantasma, pero un fantasma que puede perfectamente desarticularse de modo que dé cuenta de por qué sabe mucho más de lo que cree cuando actúa". Entonces, Lacan sostiene que a partir de que hay ser hablante (o parlêtre) todo se juega para este parlêtre en el fantasma, que se trata de desarticular con un análisis.

Luego, en el Seminario 22, hace una distinción que también me parece que es para interrogar -que por lo menos yo no sé y que me gustaría abrir a la discusión- y que es cuando él dice: "el efecto del lenguaje, es el pathema, la pasión del cuerpo, pero del lenguaje en tanto que no tiene efecto es inscribible esta abstracción radical que es el objeto a, del que nada es pensable". Es decir que Lacan sitúa ahí justamente el objeto a como aquel del que nada es pensable, justamente por fuera del campo del sentido, porque sabemos que Lacan va a definir el pensamiento en relación con lo imaginario y con el sentido.

Como les decía anteriormente, en Seminario 20 Lacan introduce la cuestión de lalangue, donde va a decir que el lenguaje está hecho de lalangue y va a definir al inconsciente como un saber hacer con lalangue que va más lejos que el lenguaje, que ya va a introducir ahí cierta dimensión del inconsciente que no es solo lenguaje, que no es solo saber. Además, en 1974, en "La tercera" va a retomar entonces la cuestión de lalengua y la va a definir como "el depósito, el aluvión, la petrificación, que deja marcado en ella el manejo por parte de un grupo de su experiencia inconsciente".

Siempre que habla de lalengua habla de precipitación, e incluso va a plantear que esa precipitación de lalengua va a ser la letra y va a situar a lalengua como civilizando el goce. Dice así: "Lalengua civiliza este goce con lo cual quiero dar a entender que lo eleva a su efecto desarrollado, aquel por el cual el cuerpo goza de objetos, siendo el primero de ellos el que escribo como a". Entonces, como vemos, Lacan acá sitúa cierta conjunción entre lalengua y el objeto a, que generalmente tendemos a disociar (en la línea del binarismo que planteaba Silvia). Justamente lo que Lacan está planteando es que ya lalengua misma introduce la lógica del objeto a y posteriormente va a plantear dentro del mismo texto, en "La tercera", que "únicamente por el psicoanálisis y por ello constituye este objeto el núcleo elaborable del goce". También va a plantear que solo depende de la existencia del nudo y este es el último punto que quería situar.

Entonces, a partir de este momento y ya en los Seminarios de esta época, Seminario 22, Seminario 23 y los posteriores, Lacan va a dar cuenta de que lo que sostiene el cuerpo como Uno es el nudo, es el anudamiento entre los tres registros, y va situar justamente la función del objeto a en el lugar mismo del anudamiento. Va a plantear entonces en "La tercera": "lo extraño es ese vínculo que hace que un goce sea cual fuere suponga ese objeto… Un goce, sea cual fuere, supone ese objeto". Tanto el goce del sentido, como el goce fálico, como el Otro goce suponen el objeto a, que está en el calce del nudo. Entonces: "…un goce sea cual fuere supone ese objeto y así he creído poder designar su lugar: respecto de cualquier goce, su condición". Se plantea así al objeto a como condición respecto de cualquier goce, y ahí podemos ubicar algo de lo real del fantasma en juego en cualquier goce.

En el Seminario 23, Lacan retoma la cuestión de lalangue y está esa famosa frase que también nos interroga - y que estuvo en el centro de las elaboraciones sobre el Congreso sobre El cuerpo hablante - cuando dice, en la página 17: "las pulsiones son el eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir". Ahí Lacan también articula lalengua con el objeto porque dice: "para que este decir -podemos ubicar este decir como el decir de lalengua- resuene, consuene, es necesario que el cuerpo sea allí sensible. Que lo es, es un hecho, es porque el cuerpo tiene algunos orificios del que el más importante es la oreja porque no puede cerrarse", y allí ubica la voz: "es por ese sesgo que responde en el cuerpo, lo que llamé la voz". Es decir que Lacan articula allí lo que sería el goce de lalengua, que hace resonar o consonar a un cuerpo, con el objeto voz y con un orificio corporal que va a estar articulado al concepto de pulsión.

Es en ese punto, me parece, que el último Lacan anuda estas distintas dimensiones del cuerpo. En la página 37 del Seminario 23 dice: "no se puede cortar este nudo, calificable de borromeo, sin disolver el mito del sujeto como no supuesto, como real, que no lo vuelve más diverso que cada cuerpo señalable del parlêtre, el cual cuerpo solo tiene estatuto respetable en el sentido común de la palabra a partir de este nudo". Es decir que el cuerpo, a la altura del Seminario 23, es el anudamiento entre los tres registros. En ese sentido, uno puede didácticamente distinguir el cuerpo del fantasma del cuerpo de lalangue, pero efectivamente me parece que el planteo de Lacan es que es el anudamiento entre los tres registros lo que sostiene el Un cuerpo del parlêtre.

Bueno, son todas cuestiones sueltas que fui recorriendo como para poner a la discusión…

Desgrabación: Javier García
Establecimiento: Paula Szabo y Gabriela Camaly
Texto revisado por el autor
XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural