16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

Dirección de las Jornadas | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Jornadas

Dirección de las Jornadas

por Patricio Alvarez Bayón

Quiero señalar algo sobre estas Jornadas, que no funcione sólo como agradecimiento: su dimensión de acontecimiento.

Cuando el trabajo se inició, nos preguntamos con Gaby Camaly y Débora Nitzcaner si estas Jornadas podían reflejar algo, un poco, del grado de elaboración teórica y clínica que tiene la Escuela. Creo que en lo que vivimos esos dos días se demostró el alto nivel epistémico que la Escuela puede verdaderamente enseñar y transmitir. Como decía Lacan, usted puede saber lo que la Escuela piensa, y hoy, creo que eso se logró.

El movimiento que se fue generando, produjo algo. La cantidad de textos presentados, las discusiones en Facebook, ese objeto bello que fueron las gacetillas, produjeron lo que vimos:

Un salón lleno, con 1700 inscriptos

140 trabajos presentados

80 comentadores

Una apuesta fuerte: hacer de las mesas simultáneas el núcleo de la transmisión.

Notas en diarios, en radios, todo eso, más la declaración de Interés del Ministerio de Cultura, los auspicios de la Embajada de Francia y la Alianza Francesa, la presencia de la decana de la UBA, Nélida Cervone, y la vicedecana, Liliana Rossi, la presencia del presidente de la APA y de Apdeba.

Todo eso parece fácil, ¿ustedes saben el laburo que es conseguir todo eso? Todo eso se hace a pulmón, y es el punto que me interesa: la causa de deseo, la pasión que nos mueve, es lo inexplicable, lo imposible de decir en palabras, que sólo se ve en acto.

Por eso, quiero agradecer a las musas de estas Jornadas, mis ahora amigas Gaby Camaly y Débora Nitzcaner. A Gaby, por la transmisión de pensamiento, -eso que decían los postfreudianos que había transmisión de inconsciente a inconsciente, existe-. A Débora, por la conversación constante, que puede leer el síntoma. Después de este encuentro entre los tres, como me decía Débora ayer, no somos los mismos.

Y luego, a los grandes laburadores de las Jornadas: Esteban Stringa que cuidó cada número, Paula Szabo con la paz que la caracteriza incansable en las salas, la neoyorquina Eugenia Serrano creando la estética de cada gacetilla, Gerardo Battista difundiendo hasta los últimos rincones, la alegre Andrea Brunstein consiguiendo muchísimas entrevistas, auspicios y adhesiones, y Alejandra Breglia organizando y consiguiendo todo de todo.

Tanto a las musas como a los laburadores, les agradezco su alegría.

Además, cada uno de ellos tuvo sus colaboradores, que hicieron en total 40. Hay que notar que algunos son miembros, y otros no lo son: ellos demuestran que el lazo transferencial a la Escuela se extiende y se acrecienta cada vez más.

En esa apuesta fuerte a las mesas simultáneas además, estuvo el excelente trabajo de la comisión de lectura, dirigida por Irene Kuperwajs.

Y todo el trabajo que hicimos, además, estuvo permanentemente orientado por la cercanía y la presencia del presidente de la Escuela, Gustavo Stiglitz, y el director de la Escuela, Luis Tudanca, y con ellos el Consejo y el Directorio. A ellos, les agradecemos su confianza.

Con cada equipo un chat, -se llamaban Fantasmeiros, con Gaby y Bochi, Ficcioneiros con ellas y Gustavo y Luis, Secretaría, Difusión, Prensa, etc., etc.,- chats que explotaban y nunca paraban.

Todo esto, junto a nuestros compañeros de la Semana Lacaniana, Ernesto Sinatra, Alejandra Glaze y Viviana Mozzi, presidente y directoras del ENAPOL, y el saber hacer de la presidenta de la FAPOL, Flory Kruger.

Por último, el agradecimiento al apoyo del presidente de la AMP, Miquel Bassols, que supo estar aunque no pudo viajar, y de la vicepresidente Angelina Harari, que apoyó nuestro trabajo.

Este gran, inmenso equipo, creo que ha logrado dar cuenta de algo de eso indecible, inexplicable, pasional, que es la tranferencia a la Escuela, y por eso, les estoy muy agradecido.


 

Conclusión

por Gaby Camaly

Hemos finalizado las XXVI Jornadas Anuales de la EOL. Han sido un gran acontecimiento de trabajo y estoy feliz por ello. Siento la alegría del trabajo compartido y la tranquilidad de su conclusión. Siento también la enorme satisfacción de saber ahora, por todos los mensajes que otros colegas nos han enviado en estos días, que una transmisión en acto ha tenido lugar. ¡El psicoanálisis de la orientación lacaniana está vivo!

Agradezco a mis compañeros de ruta en la Dirección de las Jornadas, Patricio Alvarez y Débora Nitzcaner, porque con ellos compartimos el deseo de que estas Jornadas fueran un lugar efectivo de trabajo de Escuela, eso nos orientó ante cada dificultad, en cada ocurrencia y en cada decisión.

Agradezco también a Luis Tudanca y Gustavo Stiglitz, y a través de ellos al Consejo de la EOL, por el constante trabajo en equipo y el voto de confianza para la tarea.

Pero quiero agradecer muy especialmente a cada integrante de la Comisión Ejecutiva: Alejandra Breglia, Eugenia Serrano, Gerardo Battista, Paula Szabo, Andrea Brunstein y Esteban Stringa siempre dispuestos a trabajar y a inventar cosas nuevas de la mejor manera, así como a los colaboradores que participaron bajo su coordinación. Todos ellos han desarrollado un trabajo inmenso e incansable, respondiendo con entusiasmo a nuestros pedidos y resolviendo la infinidad de contingencias que surgieron en el camino.

Finalmente, mi mayor agradecimiento a Miquel Bassols por su gran disponibilidad, su generosidad y su acompañamiento aun en estos momentos de dificultad personal. La imposible identificación del analista es la brújula que conviene no perder de vista en el presente que atraviesa nuestra Escuela.

Sin cada uno de ellos, nada hubiera sido posible.

A todos ellos, ¡¡¡inmensamente gracias!!!


 

Acontecimiento

por Débora Nitzcaner

Las Jornadas Anuales de la Escuela son un verdadero acontecimiento. Darle vida, estilo, y marca propia al título ha sido el principal desafío. Desde la invitación recibida por Fabián Naparstek en diciembre del año pasado hasta su puesta en marcha fue sin pausa. Junto a mis queridos colegas y amigos Patricio Alvarez y Gabriela Camaly el primer paso fue el armado del argumento: qué orientación y cuerpo otorgarle. Propiciar un encuentro e invitar a trabajar a nuestra Escuela. "Lo que no se sabe" fue nuestra fórmula, conversar entre nosotros nuestro acierto.

Con la disponibilidad de Miquel Bassols, Gustavo Stiglitz y Luis Tudanca se fue tejiendo cada vez más posible. A ellos mi gran y afectuoso reconocimiento.

El eslabón principal ha sido el incansable equipo de trabajo, la autoridad analítica compartida fue el objeto a de nuestra tarea. En Eugenia Serrano por su impecable estética, con Gerardo Battista por la gran tenacidad, en Andrea Brunstein por su audacia, con Alejandra Breglia por su saber encontrar, en Paula Szabo por su silenciosa eficacia, y bajo el humor sutil de Esteban Stringa. A este equipo mi gran aplauso! En nuestra amplia gestión contamos con el incondicional apoyo recibido de Andrea Zelaya, Patricia Moraga, Elsa Maluenda y Carlos Rossi por el directorio, que junto a Silvia De Luca y Nora Cappelletti por EOL Postal nos han facilitado cuanto hemos solicitado. Completó el equipo Mario Merlo que supo entendernos cada vez. Lo han hecho fácil y práctico.

Finalmente se puede decir que las Jornadas han sido un verdadero Acontecimiento Escuela, cada Uno de la Escuela acudió a la cita! Pasamos la posta y buen augurio para las Jornadas que vienen!

XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural