16 y 17 de septiembre de 2017
Hilton Hotel
Fantasmas, ficciones, mutaciones

DESCARGAR CERTIFICADO
GALERÍA DE FOTOS

Fantasma - Partenaire síntoma | XXVI Jornadas Anuales de la EOL
Conversaciones en Red

Fantasma - Partenaire síntoma

por Luis Salamone

En nuestra Tercera Conversación en Red, la cita elegida por Luis Salamone fue:

"Una mujer histérica alquila su cuerpo a otra mujer, lo que puede observarse no sólo en los casos clásicos sino es cada ocasión en que el fantasma histérico se construye. Al respecto, he encontrado un fantasma femenino mucho más complejo que el masculino aparentemente correlativo. Un fantasma masculino considerado clásico es el de fantasear con otra mujer cuando se está cogiendo.

Pues bien, este fantasma femenino que he encontrado, más complejo, más difícil de entender, no es el de fantasear que es otro hombre el que se la está cogiendo, sino fantasear que ese hombre se está cogiendo a otra mujer que no es ella. Es decir que ofrece al hombre su propio cuerpo como el cuerpo de otra."

Miller, J.-A., Dos dimensiones clínicas: síntoma y fantasma. Conferencias porteñas. Tomo 1, págs. 106 y 107, Paidós, Bs. As., 2009
Encontrarán en este link la conversación completa:
https://www.facebook.com/jornadasEOL/photos/a.525169540943776.1073741828.525164067610990/1233479673446089/?type=3&theater


Fantasma - Partenaire síntoma

Brevario de la Tercera Conversación en Red

Eliana Amor y Solana González Basso

Luis Salamone inició el recorrido de la Tercera Conversación en Red disponiendo una serie de preguntas que permitieron ahondar en la cita propuesta: La mujer prefiere alquilar el cuerpo a Otra ¿Qué otras variables se ven en la clínica? ¿Cuáles son los fantasmas típicos de la histeria y la obsesión? ¿Por qué un hombre fantasea con otra mujer en el momento del acoplamiento? ¿Participa esto de la lógica de la degradación ¿Qué pasa con los fantasmas clásicos en nuestra época? ¿Qué es lo que aporta la noción de partenaire-síntoma? ¿Dónde ubicamos el objeto a en la pareja? ¿Se puede enfrentar al partenaire-síntoma sin fantasmas?

Una vez más, un conjunto de analistas ha participado de una intensa conversación con las características que aporta la red: lo múltiple, lo disperso, los entrecruzamientos, encuentros y desencuentros que han producido una escritura que al decir de nuestro moderador se asemejaba a un "collage surrealista". Y así, también, cada lector puede delinear su propio trayecto en el movimiento de capturar los detalles del par epistémico "Fantasma – Partenaire Síntoma"

El axioma "Fantasma – partenaire síntoma" ha sido iluminado desde distintos puntos que conservaron abierta la pregunta de si se puede enfrentar al partenaire-síntoma sin fantasmas. El recorrido de lectura que puede hacerse de la conversación arroja que: apelar al fantasma en el acto sexual, deja a hombres y mujeres del mismo lado de las fórmulas de la sexuación, es decir, del lado llamado "macho", donde ubicamos la posición neurótica. La cuestión sobre el final de análisis y las posiciones sexuadas provocó la elaboración de algunas preguntas, ¿una mujer apela al fantasma estando en posición femenina, y ¿un hombre que ha concluido su análisis? Nuestro moderador ubicó en torno a ellas algunas respuestas: "Si una mujer apela al fantasma está del lado hombre (..)el instante del goce A no habría fantasma sino relación a un vacío"; "Se trata para un hombre de que soportar el encuentro con el cuerpo de la mujer con la que se acuesta".

Varias de esas preguntas han sido dedicadas directamente al Testimonio de Fin de Análisis de Luis Salamone quien durante su tiempo como AE ubica la experiencia de "ir a la cama con una mujer sin el fantasma."

Luis Salamone nos dice al respecto : "El fantasma de estar con otra mujer en el momento del acto sexual podía evitar la impotencia, pero tampoco proporcionaba una gran ganancia de placer. Es como si el fantasma permitiera el acceso a cierto goce, pero, en su función de filtro, le deparara al sujeto sólo un goce limitado, sumando su pobreza a la pobreza del goce fálico. Como si le cobrara un peaje al goce sexual para permitirle pasar y lo dejara casi seco. El fantasma le permite al sujeto salir de la impotencia, pero a condición de que goce apenas un poco" y ha agregado que "el fantasma puede aparecer por momentos entorpeciendo la relación sintomática, pero a veces propiciándola. Atravesado el fantasma la relación se puede desacomodar o también ser más directa."

Otros aportes aludieron a que un fin de análisis permitiría saber hacer con lo ilimitado del goce comprometiendo su cuerpo en ello, en lugar de fantasear con la Otra mujer, por ejemplo, mediante el goce de la privación, excluyendo el cuerpo de la escena. En este sentido, Luis Salamone resalta que la cita de Miller muestra el clásico fantasma histérico que ilustra Freud con la mujer que con una mano se baja la pollera y con la otra se la sube, y que podría verse ilustrado magníficamente en la obra The titanic days de Magritte.

En este trayecto también se precisó una diferenciación entre las fantasías sexuales que sirven a la consecución del acto sexual y la condición del fantasma con su goce opaco.

El abordaje de la noción de partenaire-síntoma derivó la conversación hacia el partenaire-estrago, en la línea de preguntarse si la demanda de amor puede ser estragante, y se lanzó una pregunta ¿una mujer puede ser estrago para un hombre?

Por último, una vuelta por "la época del estrago generalizado" permitió retomar la pregunta inicial acerca de los fantasmas clásicos por otro sesgo ¿Cuáles serían los fantasmas modernos?

Estas preguntas, junto a las líneas de investigación que han quedado trazadas, abren temas a seguir trabajando de cara a nuestras próximas Jornadas Anuales.

Queremos agradecerle a cada uno de los que ha participado y por supuesto, especialmente a Luis Salamone por su animada manera de causar y orientar esta conversación.

XXVI Jornadas Anuales de la EOL

Declaradas de Interés Cultural